cafe-arabigo

Que es café Arábigo

1. El café arábica es una variedad de la planta del cafeto

Ya sabrás que los granos de café proceden del fruto o baya del árbol del cafeto, una planta de la familia de las Rubiaceae y del género familia, de la que hay unas 90 especies. Las más cultivadas en todo el mundo para producir café son dos, robusta y arábica, muy diferentes entre sí. El término arábica, por tanto, se refiere a una especie concreta de la planta del café, con características propias y únicas.

2. Existen distintas variedades de arábica

El mundo de las plantas es muy complejo y la Coffea Arábica también presenta diferentes variedades dentro de su familia. Algunos de los arábica más famosos son el caturra, criollo, catui, bourbon o mundonovo. Los distintos orígenes del café se identifican con una variedad u otra, ya que hay plantas que se adaptan mejor a determinados terrenos, y también producen cafés con matices distintos.

3. Es el más cultivado del mundo

Fruto del árbol del cafeto arábica

El arábica procede de Etiopía y hoy es el más cultivado del mundo, a pesar de que su producción es más costosa porque tiene necesidades especiales. El cafeto del arábica necesita una mayor altitud que el robusta, como mínimo 500-800 m, y se desarrolla mejor en climas subtropicales. Es muy sensible al calor y a la humedad extremos, y también puede sufrir daños por el ataque de insectos.

4. Es un café más caro

Los árboles de café arábica son más difíciles de cultivar. Producen mejor café cuanto mayor es la altitud, y eso dificulta más el proceso de cultivo. También rinden menos que las plantas de robusta y necesitan más atención y tiempo para desarrollarse por completo. Todo esto encarece la producción, pero merece la pena porque los granos son de mucha mayor calidad.

5. El café arábica es mucho más complejo

Al hablar de la complejidad del café nos referimos a la riqueza de sus aromas y sabores, que son los que definen a cada variedad de café. Esta complejidad queda al descubierto por los expertos en una cata de café a medida que se despliegan sus notas sensoriales, desde el aroma de los granos recién molidos hasta el retrogusto final del último sorbo.

beneficioscafe

Tips para una taza de café perfecta

Jamás hiervas el café

Si haces esto lo podrías quemar. Es por eso que es muy importante tener un buen balance entre la cantidad de gramos de café y la cantidad de agua. Cuando hervimos el café, el agua se evapora y el café se concentra, adquiriendo un sabor amargo.

La medida ideal para una taza de café son: 8.2 gramos por cada 150 ml de agua, lo que equivale a 2 cucharadas de café por cada taza de agua.

No reutilices el café

Una vez que el café ha sido cocinado no es recomendable beberlo. Sin embargo, el café que normalmente desechamos puede mezclarse con cáscaras de fruta y reutilizarse como composta para plantas. 

No lo endulces

“El buen café no necesita azúcar y el malo no lo merece”. Sin embargo, es cuestión de gustos. Si ya decidiste endulzarlo utiliza miel o azúcar mascabada, pero antes de hacerlo, pruébalo. Un buen café debe presentar acidez, dulzura y retrogusto positivo. 

Si tienes ganas de saber más y quieres probarlo fuera de casa te recomendamos el americano estilo dripper de Drip Speciality Coffee , un café americano que se elabora por goteo en cafeteras manuales como la Chemex. 

cultivo

Café cultivado en Santander

El café de Santander una vez producido se caracteriza sensorialmente por una taza limpia, con cuerpo medio – alto y balanceada; acidez media, con sabores dulces, herbales, frutales y con ligeras sensaciones cítricas. En su fragancia y aroma se perciben notas dulces, herbales, florales y algunas notas achocolatadas y anuesadas, con delicadas y sutiles sensaciones a tabaco – en algunas circunstancias -, su sabor nos lleva a reconocer el más puro de los cafés, y sus notas dulces, nos recuerdan la zona donde se cultiva: grandes montañas, con cambios fuertes de altura, vegetación frondosa en algunas zonas y en otras suficientes, con una cultura muy propia y particular, que es reconocida por todos los Colombianos.  El café de Santander, es la expresión más cercana de esa cultura y ese entorno que abruma y trasciende.

El área sembrada en el departamento de Santander es de 46.012 hectáreas a agosto del 2012. Una caficultura que tiene edad promedio 4.98 años.